Nuestro Bebé
Vilma I. M
Cuidando a su bebé
                               www.pediatraldia.cl
Información para padres en fascículos coleccionables

La leche materna es el alimento único e ideal que su bebé necesita durante los primeros seis meses de vida.
Contiene un equilibrio perfecto de todos los nutrientes para protegerlo de infecciones y enfermedades.
Amamantar al recién nacido desde el primer momento y con regularidad es una de las mejores maneras de
ayudar a la producción de leche materna, a la vez que crea una fuerte unión entre la mamá y el pequeño.


Algunos Puntos Importantes Sobre La Alimentación De Pecho
La leche materna es todo lo que su recién nacido necesita. Ningún suplemento, como el agua, es necesario.
Los recién nacidos generalmente toman el pecho a libre demanda durante los primeros días. Sin embargo,
debe despertar a su hijo para mamar si duerme mas de tres horas seguidas durante el día o cuatro horas
durante la noche. Procure siempre que el niño, al succionar, cubra completamente la areola de la glándula
mamaria.
Trate de darle el pecho antes de que esté muy hambriento y comience a llorar, porque cuando sucede, a los
bebés les cuesta tranquilizarse y comer bien.
Los recién nacidos saben cuando han mamado lo suficiente. No fuerces a tu hijo a mamar mas de lo que
quiera. Déle primero un pecho hasta vaciarlo o hasta que este satisfecho. Luego ayúdelo a eructar y ofrecerle el
otro pecho. Si su pequeño deja de mamar o vuelve la cabeza, de ahí quiere decir que esta satisfecho.
Colocar al bebé en la posición correcta mientras lo amamanta ayudara a evitar dolores en los pezones. Dar el
pecho no debe ser doloroso. Si siente dolor, cuéntale al doctor, a la matrona o a la enfermera. Generalmente
esto ocurre cuando el pequeño no cubre totalmente la aureola con su boca.
Aliméntese bien, beba abundante liquido y descanse. Esto ayudara a que tenga una buena provisión de leche
para tu hijo.
El amamantamiento es una experiencia familiar que provoca un reconocimiento mutuo entre madre e hijo,
estableciendo entre ellos un fuerte lazo afectivo.














Índice de todas los capítulos, se incluirán semanalmente

                                Recién Nacido

Principales Cuidados Y Alimentación

1. Mes Alimentación, sueño y llanto. El bebé responde a sonidos y mueve las manos.
2. Meses Nutrición y sueño. Cantando y hablando con tu bebé.
4. Meses Trata de alcanzar y tomar objetos. Buscando una rutina en los tiempos de sueño.
6. Meses Buscando un ambiente seguro. Aprendiendo juegos y actividades.
9. Meses Cambios en el sueño. Comportamiento con extraños. Los primeros pasos.
12. Meses Seguridad en los primeros pasos. Primeras palabras.
15. Meses El niño tiene mas movimiento. Expresando sentimientos.
18. Meses Seguridad y primeros auxilios. Todo un parlanchín.
24. Meses Entrenamiento sanitario. Armar frases juntos. Rutinas de sueño.
30. Meses Aprendiendo a jugar con otros niños. Curiosidad acerca de partes del cuerpo.
www.pediatraldia.cl



El sueño -o su falta- es probablemente el aspecto más discutido en el cuidado de los bebés. Los nuevos
padres descubren su importancia vital durante las primeras semanas y meses de cuidar al bebé. La calidad y la
cantidad del sueño de un infante afecta al bienestar de todos en el hogar, y esa es la diferencia entre tener
padres animados y felices a tener padres que parecen ser miembros de un grupo de caminantes sin vida.
Las dificultades del sueño raramente terminan cuando el niño(a) crece y pasa de la cuna a la cama.
Simplemente, cambian de forma. En lugar de llantos, son súplicas o negaciones. En lugar de tener que darle de
comer a las 3:00 a.m., el motivo es ahora una pesadilla o necesitar agua.

Entonces, ¿cómo hacer que su hijo vaya a la cama a pesar de los llantos, gritos, tácticas de evasión y súplicas?
¿Cómo responder cuando despierta a media noche? ¿Y cuánto sueño es necesario para su hijo(a)? Todo
depende de la edad.

¿Cuánto sueño es suficiente?
Las tablas que enumeran las horas de sueño que suelen requerirse para un infante o para un niño(a) de 2 años
puede que causen preocupaciones cuando no se toman en cuenta las diferencias individuales. Estos números
son simplemente promedios reportados por grupos numerosos de niños(as) de cierta edad.
No existe un número mágico de horas requeridas por todos los niños en un determinado grupo de edad. Sarah
con dos años de edad puede dormir de 8:00 p.m. a 8:00 a.m., mientras que Johny con dos años está
igualmente alerta al día siguiente después de haber dormido de 10:00 p.m. a 5:00 a.m. Sin embargo, tras haber
dado estos ejemplos, el sueño es muy importante para el bienestar de los niños(as). El comportamiento de los
niños(as) puede reflejar directamente su falta de sueño de formas que no sean obvias o inmediatas. Cuando
los adultos están cansados, pueden reaccionar de forma molesta o tener poca energía. Pero un niño(a) puede
volverse hiperactivo, desagradable y demostrar extremos en su comportamiento.
La mayoría de los requerimientos de sueño están situados dentro de un rango deducible de horas según la
edad de cada niño(a). Sin embargo, recuerde que su hijo(a) es una persona única con sus propias necesidades
de sueño. A continuación detallamos algunas cifras aproximadas basadas en edades, acompañadas con
tácticas para potenciar el sueño.